Como romper el habito de procrastinar

article.image

como vencer el habito de porstergar

¿Con qué frecuencia regresas al viejo habito y vuelves a fumar después de algunos días? Si eres como yo, la respuesta es algo así como ¡todo el tiempo!

Formar un nuevo hábito no es sencillo, sabemos lo difícil que es vivir una vida próspera y saludable. Si fuera fácil, todos lo harían!

También sabemos que nuestra posibilidad de tener éxito es mucho mayor si empezamos poco a poco. Es sentido común... verdad? Así que sigue este consejo:

"No empieces buscando lograr todo al principio, solo tendrás más razones para darte por vencido"

La realidad es que la mayoría de las personas comienzan muy entusiasmadas por conseguir el objetivo a lo grande en vez de intentarlo poco a poco.

¿Por qué es eso? Por dos razones, la búsqueda de la perfección y el miedo al fracaso. La primera parece una finalidad positiva, pero en realidad significa que necesitamos hacer las cosas perfectas o no las hacemos y la segunda es una forma negativa de protegernos.

Sin embargo ambas pueden ser valiosas herramientas de aprendizaje. Hacer las cosas bien, pero si fracasas es parte del proceso de entrenamiento. Esta percepción te permitirá extraer buenas lecciones y obtener la experiencia necesaria para re definir tu acción la próxima vez.

"Yo no he fallado, sólo encontré 10,000 maneras que no funcionan”, Thomas A. Edison

Para ser claros, la emoción y hacer las cosas bien por sí mismas no es que sea malo. Necesitas energía para hacer cambios en tu vida y entusiasmo para cuando las cosas se ponen difíciles y no todo sale como esperabas. 

“Si piensas que puedes o que no puedes, estás en lo correcto”, Henry Ford

Entonces, cuando empieces a formar un hábito (escribir, hacer ejercicio, leer, comer sano) o aprender una nueva habilidad, recuerda que no debes sentirlo como un desafío. La actividad debe ser fácil. Si no es el caso, postergamos, incluso las personas más auto disciplinadas lo hacen.

Cuando empiezas algo nuevo no se trata de resultados. Cuando comencé a escribir todos los días no podía importarme menos la cantidad de palabras que escribía. Cuando empecé a hacer ejercicio diario, no me importaba qué tipo de ejercicio que hacia solo quería asegurarme de hacerlo.

  • ¿Escribiste por 4 minutos? Genial, lo hiciste.
  • ¿Diste un paseo de 20 minutos? Genial, lo hiciste.
  • ¿Leíste un libro durante 2 minutos? Genial, lo hiciste.

James Clear, autor de “Hábitos atómicos: pequeños cambios, resultados notables” explica que se trata de cambiar tu vida formando pequeños hábitos. Me gusta cómo elimina todas las barreras para iniciar un hábito:

“Un nuevo hábito no debe sentirse como un desafío. Las acciones que siguen pueden ser un reto pero los primeros dos minutos deben de ser fáciles. Lo que necesitas es un "hábito de acceso" que te lleve por un camino más productivo ".

Recuerda, la acción en sí es difícil, pero como dice James los dos primeros minutos son más fáciles. Lo que en resumen recomienda es que se puede reducir casi cualquier hábito o actividad a una versión de dos minutos.

  • ¿Quieres leer todos los días? Lee una página.
  • ¿Quieres meditar todos los días? Siéntate en una posición de meditación.
  • ¿Quieres estudiar para un examen? Abre tu libro.

 Me gusta esta estrategia porque es casi imposible postergar. Cuando miro hacia atrás todas las veces que he postergado siempre estuvo relacionado con sentirme abrumado. Cuando ni siquiera has empezado algo el resultado final parece estar a un millón de millas de distancia.

Así es como terminas diciendo,  al diablo con esto! Entonces, en lugar de enfocarte en el resultado grandioso, enfocate en el comienzo en PEQUEÑO. Mira lo que quieres lograr en tu vida y luego qué hábitos harán que eso suceda.

Por ejemplo, ¿quieres ser un CEO? La mayoría de los líderes son lectores, así que empieza con el hábito de lectura diaria. Luego, define que hábitos necesitas para tener éxito en una actividad de dos minutos. ¿Y entonces que?

 El objetivo no es solo comenzar, sino continuar. Nadie quiere leer una página al día por el resto de sus vidas. Para mí, esta estrategia consiste en acostumbrarse a hacer algo todos los días.

Digamos que has vivido de cierta manera durante 30 años. ¿Qué esperas? ¿Cambiar de la noche a la mañana? Tú y yo sabemos que lleva tiempo. Así que la respuesta es cambiar nuestra perspectiva. Tu prioridad debe ser formar el hábito y hacerlo de manera regular. Recuerda: un hábito no se trata de resultados.
“La motivación no es permanente. Tampoco la ducha, pero es algo que tienes que hacer de manera regular”, Zig Ziglar
A nadie le importa la cantidad de páginas que has leído, lo difícil que te resulta hacerlo o el tiempo que no has fumado. Solo preocúpate por lo que haces hoy y no te centres en las métricas para

romper el habito de procrastinar.

La vida es una competición contigo mismo, no con los demás. Si quieres ganar debes hacerlo fácil para ti.

Ropa-interior-masculina-Procastinar

Dejar un comentario